Actividades














Mi foto
Buenos Aires, Argentina
*Danza Contemporánea *Danza Experimental *Entrenamientos de energía y Meditación *Pilates+Yoga *Astrología

Seguidores

jueves, 9 de agosto de 2007

’Hombre o mujer,
debo tomar conciencia de que mi cuerpo
es un agregado de miles de millones de células,
todas vivas, todas conscientes,
todas inteligentes, cuya vida profunda, secreta,
siempre ignoraré..”

André van Lysbeth
.


CHAKRAS

En la filosofía oriental chakra es el nombre de un centro de energía en el cuerpo. Chakra es una palabra sánscrita que significa ‘’rueda’’ y los clarividentes pueden visualizar estos centros de energía girando como una rueda. Existen varios cientos de estos centros en el cuerpo y muchos acupuntores creen que son los mismos que los puntos de acupuntura en el cuerpo. La mayoría de estos centros de energía se denominan chakras menores y no me referiré a ellos aquí; pero existe un grupo de chakras mayores, en general considerado siete (aunque pueden variar de seis a diez de acuerdo a las diferentes filosofías). Estos se encuentran a lo largo del cuerpo, desde la base de la columna hasta la punta de la cabeza y cuando la gente habla de los chakras por lo general se refiere a los más importantes. Además hay chakras importantes en las manos y en los pies.
La ciencia occidental ha “descubierto” los chakras hace poco tiempo gracias a un instrumento llamado radar ESM, que funciona con ondas sonoras. También han sido tratados a nivel científico utilizando terapia de electro-cristal. Sin embargo, aún hay mucho que aprender sobre este tema desde la perspectiva occidental y la información proveniente de las diversas fuentes filosóficas orientales es a veces un poco contradictoria. Existen diferentes sistemas que explican con exactitud dónde se encuentra cada chakra y con qué tipo de energía trabaja. El hecho de que existan incongruencias en estos sistemas señala la necesidad de una mayor investigación y comprensión de estos importantes centros de energía.
El sistema que yo utilizo y que explicaré aquí es en principio el que aprendí en California cuando me dediqué a la investigación psíquica, con pequeños cambios y agregados de mi propia experiencia. Este sistema se relaciona con la civilización occidental y ha sido de gran ayuda para mi trabajo a lo largo de los años. Considera los chakras funcionando en diferentes niveles de actividad. En primer lugar, el plano mundano en el que las distintas energías de los chakras conforman la estructura fisiológica y psicológica de una persona. Así, cada chakra posee una cualidad psico- física personal. En segundo lugar, cada centro funciona en un nivel psíquico, que hace a la manera en que se recibe la energía proveniente de otras personas y del mundo exterior y cómo se proyecta la propia energía en el plano psíquico. También existe un nivel de funcionamiento espiritual para cada chakra.
La mejor manera de comprenderlos es pensar en ellos como si fuesen un esqueleto de energía para el sistema energético que es el ser humano. Organizan los distintos tipos de energía en ese sistema. Por lo tanto, los chakras y el cuerpo sutil, que incluye numerosas capas de aura, son partes primigenias y fundamentales de nosotros mismos, alrededor de las cuales se organiza el ser físico y psicológico.
Un nivel de manifestación energética de los chakras es visible, es decir el cuerpo. Se tiende a pensar que el mundo real es lo visible, pero esa hipótesis ya no se puede sustentar. La energía de luz nos posibilita ver el mundo físico, aunque sólo una parte mínima de las vibraciones energéticas de ese mundo. Del amplio espectro electromagnético de energía conocido, solo una franja diminuta es energía de luz visible. De la misma manera lo que hace al ser humano es mucho más que lo visible, es decir, al cuerpo.
Cuando recibimos energía terrestre, ésta penetra por los chakras de los pies y viaja por las piernas hasta el primer chakra en la base de la columna. La energía viaja hasta el centro de la misma, a través de cada uno de los chakras, que se sitúan a lo largo de la columna, luego en la cabeza y por último hacia el exterior a través de la coronilla. También fluye por los brazos y hacia fuera por los chakras de las manos.
La energía cósmica que recibimos desde arriba viaja en dirección opuesta. Penetra a través del chakra de la coronilla y se dirige hacia abajo por la columna y hacia fuera por los pies y también los brazos y las manos. En general damos energía con las manos, aunque es posible asimismo captar energía hacia adentro a través de ellas, desde la tierra y otras fuentes.
Además podemos captar o enviar energía a través del aura e interactuamos en forma constante con nuestro medio en ese nivel sutil.



El Arte Del Cambio
Libertad, salud y expresión corporal a través del método Alexander
Glen Park
Libro Guía

No hay comentarios: